En Artículo

Algunos médicos cometen el error de decir que las prótesis de cadera se rehabilitan solas, por lo que no refieren a sus pacientes a fisioterapia en estos casos. Desde mi punto de vista esta información puede llegar a ser perjudicial para el paciente, tomando en cuenta que la mayoría de los que les colocan la prótesis son pacientes mayores de 50 años, que han sufrido una caída producto de la pérdida del equilibrio en un momento determinado.

Existen factores de riesgo intrínsecos (propios de una enfermedad o del envejecimiento) y extrínsecos (propios de la naturaleza externa como la presencia de peligros ambientales en el hogar o comunidad, que elevan el riesgo de sufrir una caída). Se pueden prevenir muchos accidentes haciendo cambios sencillos de seguridad en el hogar, como la instalación de barandillas en la bañera, iluminación en espacios oscuros o eliminación de objetos innecesarios. Asimismo, las alteraciones del equilibrio y la marcha los cuales han sido identificados como las causas primarias del aumento de las caídas en adultos mayores, mejoran significativamente con una atención temprana y específica.

Por lo tanto, es fundamental la intervención fisioterapéutica en los pacientes con prótesis de cadera, no sólo para aliviar el dolor post-operatorio y mejorar el rango de movimiento articular, sino para entrenar, de manera adecuada y personalizada, el equilibrio, la coordinación y la fuerza muscular. Esto va a disminuir el riesgo de sufrir otra caída en el futuro.

El abordaje adecuado debe incluir ejercicios que permitan aumentar la fuerza y la masa muscular, los cuales son dos de los mejores indicadores de una longevidad saludable.

 

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Deja un comentario