En Artículo

¡Feliz año nuevo!

Empezamos la primera edición del año del #MuscleMonday deseándoles un año lleno de salud y libre de dolor. En esta ocasión hablaremos del músculo Flexor Profundo de los Dedos.

La mano es una de las estructuras mas complejas del cuerpo humano. La organización de sus estructuras permite la ejecución de tareas que requieren enorme precisión pero al mismo tiempo es capaz de desarrollar mucha fuerza; mientras que el desarrollo de una sensibilidad adecuada asegura una interacción óptima con el ambiente que nos rodea.

Uno de los músculos que forma parte de esta zona es el flexor profundo de los dedos, ubicado en la cara palmar de la mano, se origina en la mitad proximal del antebrazo en el hueso ulna o cúbito y en la membrana interósea, mientras que recorre el antebrazo convirtiéndose en tendones que llegan a la base de la falange distal de todos los dedos (menos el pulgar).

Su acción principal es la flexión de las articulaciones interfalángicas distales (la punta de los dedos) mientras que contribuyen ligeramente en la flexión de las articulaciones interfalángicas proximales y del carpo, ya que sus tendones atraviesan dichas articulaciones. Es mas efectivo para el cierre de la mano en forma de puño.

El dolor provocado por la lesión de este músculo afecta cada uno de los dedos sobre los que actúa y no se diferencia del dolor que provoca el flexor superficial de los dedos. Muchos pacientes aseguran que se siente como un dolor “explosivo” que se extiende mas allá de la punta del dedo, como un relámpago. Los puntos gatillo pueden aparecer producto de un agarre prolongado e intenso, como estar manejando por varias horas mientras se agarra con fuerza el volante por la parte superior.

Se debe evaluar el atrapamiento del nervio cubital y descartar el síndrome del túnel cubital, el cual se manifiesta con dolor y sensaciones irregulares en los dedos anular y meñique, así como dificultad al realizar movimientos de prensión; como abrir una puerta de perilla, saludar o utilizar un destornillador. Esto pudiera ocasionar el desarrollo de los puntos gatillo del flexor profundo de los dedos. El estudio de conducción nerviosa pudiera ayudar diagnosticar dicho síndrome.

Para el tratamiento se pueden ejecutar maniobras de estiramiento de los músculos del antebrazo, relajación de los puntos gatillo y algunas maniobras neurodinámicas para mejorar la movilidad del sistema nervioso en la zona.

 

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

 

Deja un comentario