En Artículo

Presentamos en el #MuscleMonday al músculo Oponente Del Pulgar.

El pulgar es una de las estructuras mas importantes del cuerpo humano ya que es completamente oponible a los demás dedos de la mano, cualidad que le permite realizar tareas de mayor dificultad que otros primates no pueden. Esto es significativo desde el punto de vista evolutivo. Gracias al pulgar oponible somos capaces de agarrar objetos, liberando a las extremidades superiores de su tarea de la marcha (tarea fundamental que vemos en los simios).

El músculo oponente del pulgar es uno de los principales que actúa sobre esta estructura, originándose en un reborde del hueso trapecio de la muñeca y en el retináculo flexor, mientras que se inserta a lo largo del primer hueso metacarpiano en su borde externo (borde radial).

Su acción es producir la flexión y abducción (separación) ligera del primer hueso metacarpiano de la mano, colocando al pulgar en una posición ideal para realizar la oposición, nombre que recibe el conjunto de movimientos realizados por el pulgar en los que el primer metacarpiano se mueve hacia adelante y medialmente trazando un arco hacia los dedos. La importancia de esta acción estriba en que la yema del pulgar puede tocar la yema de todos los demás dedos y esto permite ejecutar acciones muy precisas con la mano.

El dolor provocado por la lesión de este músculo abarca la zona palmar del pulgar y en ocasiones en la zona del radio en la muñeca, donde el paciente suele señalar de manera precisa el dolor.

La lesión se puede manifestar de varias formas, como torpeza a la hora de sujetar objetos, así como dificultad para ejecutar acciones de prensión fina como abotonarse la ropa, coser o pintar. La debilidad de este músculo puede verse manifestada en una escritura ilegible. En el caso de los músicos violinistas o guitarristas puede suponer todo un drama ya que entorpece y puede impedir un desempeño adecuado.

En las ocasiones en las que hubo una fractura de algún hueso de la mano con su correspondiente inmovilización, los pacientes manifiestan dolor en la zona del pulgar y se atribuye a que sufrió la fractura y se asume ese síntoma como algo “normal”. No se dan cuenta de que pueden haber quedado algunos puntos gatillo activos como consecuencia de la lesión y que con un tratamiento adecuado esos síntomas deberían desaparecer una vez recuperada la fractura.

Cuando existe una lesión de este músculo se deben descartar un síndrome del túnel carpiano o una tenosinovitis de DeQuervain, los cuales en ocasiones han sido erróneamente diagnosticados siendo el oponente del pulgar el responsable del dolor.

El tratamiento abarca maniobras de relajación muscular, descompresión o movilización articular (artrokinética) y estiramientos. En algunos casos se pueden aplicar infiltraciones para manejar el dolor en caso de que éste sea muy intenso. Por la complejidad del funcionamiento no solo del pulgar, sino de la muñeca y la mano, es recomendable buscar ayuda para poder dirigir el tratamiento de manera adecuada.

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

 

Deja un comentario