En Artículo

En la primera entrada del último mes del año, presentamos en el #MuscleMonday a los músculos Paravertebrales.

Mucho se habla de estos músculos debido a la estrecha relación en cuanto a su posición y la zona de la espalda baja donde la mayoría de las personas refieren sentir dolor. Dentro del grupo de músculos que abarcan los paravertebrales, haremos énfasis en aquellos que se encuentran mas superficiales.

Se describen 3 músculos: longísimo del tórax, iliocostal torácico e iliocostal lumbar. Ubicados a los lados de la columna vertebral. El longísimo del tórax, el cual se ubica mas cerca de la columna, es quien posee las fibras mas largas, se inserta principalmente en las apófisis transversas de todas las vértebras torácicas y en las primeras 9 o 10 costillas; mientras que se inserta en las apófisis transversas lumbares y en la capa anterior de la aponeurosis lumbo-costal mientras se une al músculo iliocostal. El iliocostal torácico es mas lateral y se origina en la apófisis transversa de C7 y en los ángulos de las 6 primeras costillas, mientras que se inserta en los ángulos de las 6 costillas inferiores. El iliocostal lumbar es una continuación del torácico, originándose en los ángulos de las 6 últimas costillas y se inserta en el sacro.

La función de estos músculos es principalmente la extensión de la columna y la inclinación lateral. Algunos autores también añaden la rotación pero con una menor incidencia. En la flexión de la columna la actividad muscular aumenta para “regular” el movimiento, es decir, en una contracción excéntrica (conocida coloquialmente como contracción negativa); esta acción parece ser mas intensa entre los 45° y 90° de flexión del tronco con las piernas en extensión. Los músculos iliocostales lumbares suelen activarse al final de la inspiración forzada.

El dolor ocasionado por la lesión de estos músculos afecta a la columna lumbar y se puede irradiar hacia la articulación sacroilíaca, la zona glútea y el abdomen, lo cual limita dramáticamente la movilidad de la columna y con ello la actividad normal del paciente. Movimientos normales como levantarse de la silla o subir escaleras pueden reflejar dolor.

Los puntos gatillo pueden activarse por una sobrecarga brusca o algún traumatismo que debería ser recordado fácilmente por el paciente. Un ejemplo claro lo representa la activación del punto gatillo del iliocostal lumbar cuando se realiza flexión de tronco con inclinación y rotación, especialmente si los músculos paravertebrales están muy fatigados o muy fríos. En otros casos, como una dismetría de miembros inferiores o una asimetría de la pelvis, se puede producir una sobrecarga de un lado de los paravertebrales, lo cual explicaría en algunos casos la aparición del dolor de manera “aparentemente espontánea” sin ninguna causa que el paciente pueda recordar.

En los casos en que se produce un síndrome de latigazo cervical por un accidente de tránsito, puede producirse la lesión de los paravertebrales, aunque no es frecuentemente tomada en cuenta ya que se le da mas prioridad a la evaluación y tratamiento de la columna cervical. Asimismo, el pasar muchas horas sentado (generalmente en posición encorvada), producto de un estilo de vida sedentario, produce un debilitamiento progresivo de los paravertebrales superficiales y profundos, lo cual incrementa las probabilidades de padecer dolor lumbar asociado.

La relajación de los puntos gatillo, maniobras de estiramiento muscular y descompresión articular (que se puede lograr a través de la Reeducación Postural Global), los ejercicios terapéuticos, el uso del calor, frío electroterapia y vendaje neuromuscular (kinesiotape) suelen ser muy efectivos en el tratamiento del dolor lumbar. Sin embargo, en algunos casos esto no es suficiente, por lo cual el tratamiento del dolor lumbar debe tener varias consideraciones que necesariamente vayan mas allá del tema estructural y se centren mas en el individuo, tomando en cuenta sus hábitos de vida, actitudes y creencias frente al dolor y al movimiento. Éste artículo puede ilustrar perfectamente el sentido del dolor lumbar desde otra óptica.

 

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Deja un comentario