En Artículo

¡Feliz inicio de semana!

Para el #MuscleMonday de hoy nuevamente presentamos al Pectoral Menor.

Es uno de los músculos mas importantes a tomar en cuenta cuando queremos analizar cualquier desbalance o alteración de la postura. Debido a su anatomía tiene una gran incidencia sobre la postura de los hombros y la cintura escapular en general, teniendo influencia además sobre la posición del cuello.

Se origina en la escápula, en una zona llamada apófisis coracoides, compartiendo espacio con los tendones de los músculos coracobraquial y porción corta del bíceps. Su recorrido va hacia abajo y hacia adentro, para insertarse en la cara superior del tercio medio de la 3ra, 4ta y 5ta costilla, cerca de sus cartílagos costales. En ocasiones se han encontrado extensiones que pueden abarcar la 6ta costilla por abajo y hasta la 1ra costilla por arriba.

Su acción principal es desplazar la escápula hacia adelante, hacia abajo y hacia adentro, provocando la postura de los hombros “encorvados” hacia adelante. Funciona como estabilizador de la escápula en ciertos movimientos del brazo y se activa fuertemente en los empujes descendentes, como al caminar con muletas o clavar una estaca en el suelo. También ayuda en la inspiración forzada cuando el elevador de la escápula y el trapecio superior fijan la escápula. 

Cuando este músculo se lesiona, genera un dolor irradiado hacia el pecho y el brazo en la parte interna hasta los dedos anular y meñique. Tiende a confundirse con un infarto al miocardio cuando es el pectoral menor izquierdo el lesionado. Puede lesionarse como consecuencia de un accidente de tránsito (latigazo cervical), en episodios de tos severa, por una postura incorrecta al sentarse con los hombros hacia adelante provocando su acortamiento, por una fractura de las costillas superiores o por su compresión prolongada por una mochila con la correa tensa por delante del hombro.

La excesiva tensión de este músculo puede provocar dolor cuando se intenta llevar el brazo hacia atrás a la altura del hombro, como al intentar agarrar un objeto en el asiento de atrás del vehículo. Esto puede ser producido por la compresión del plexo braquial que va hacia el brazo, pasando justo por debajo de la inserción del pectoral menor en la apófisis coracoides. Esto puede provocar síntomas de hormigueos o adormecimiento del brazo. Esto es conocido como el Síndrome de Desembocadura Toráxica (Thoracic Outlet Syndrome). Este término también se utiliza para describir el atrapamiento del plexo braquial por los músculos escalenos o por la elevación de la primera costilla. Para el diagnóstico de éste síndrome debido al pectoral menor se realiza una prueba llamada Test de Wright o Test del Pectoral Menor.

El tratamiento consiste en realizar maniobras de corrección postural, desactivación del punto gatillo, maniobras de descompresión del hombro, neurodinámica (movilización del sistema nervioso) y ejercicios de estiramiento para que el paciente los realice en su casa. Es importante destacar que en el caso de la corrección de la postura se debe analizar la globalidad de la misma, ya que nunca es una sola estructura la que la altera.

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

 

Deja un comentario