En Artículo

Por segundo #MuscleMonday consecutivo hablamos de un músculo aductor de cadera, se trata del Pectíneo.

Se origina en la rama superior del púbis, lateralmente al tubérculo púbico y se desplaza hacia abajo y hacia afuera para insertarse en la cara posterior del fémur por debajo del trocánter menor. Forma parte de una importante estructura llamada Triángulo de Scarpaque sirve para identificar las referencias anatómicas que se encuentran en la parte superior e interna de la pierna. Su importancia radica en la cantidad de estructuras nerviosas y vasculares que atraviesan esa zona, la cual está delimitada por el músculo sartorio, el ligamento inguinal y el músculo aductor largo, siendo el pectíneo el “suelo” de la zona medial del triángulo.

Realiza los movimientos de flexión y aducción (acercamiento) de la cadera, siendo el movimiento de cruzar el muslo por encima del otro el que mas ilustra su acción.

La lesión de este músculo puede producirse por un esfuerzo vigoroso al levantar un objeto pesado desde el suelo, o por ejemplo, al realizar ejercicio de sentadillas en el gimnasio con una apertura excesiva de las piernas sumado a una carga también excesiva. También el reflejo de evitar una caída al tropezar puede generar la activación del punto gatillo del pectíneo. El dolor se manifiesta en la zona de la ingle y en el púbis del lado donde esté la lesión.

Deportes como la equitación aumentan la incidencia de la lesión y otros como el running, fútbol, tenis o el tenis de mesa también, ya que por la posición de las piernas, el sistema muscular aductor ejerce mucha presión sobre el pubis. Otros mecanismos de lesión de este músculo están relacionados con una osteoartrosis de cadera, o tras una cirugía de cadera.

Para la recuperación de la lesión de este músculo se deben evitar posiciones prolongadas de su acortamiento, como por ejemplo, sentarse con las rodillas por encima del nivel de las caderas, o sentarse con las piernas cruzadas. Asimismo, se debe tomar en cuenta cualquier dismetría de miembros inferiores (pierna corta) y corregir cualquier alteración de la biomecánica de la pelvis. La aparente asimetría causada por una rotación del hueso ilíaco debe corregirse mediante su movilización y el restablecimiento de la función muscular adecuada antes de pensar en colocar una plantilla para la supuesta pierna corta.

Al dormir, lo recomendable es acostarse en posición fetal con una almohada entre las piernas para disminuir la presión sobre el músculo.  

Algunos pacientes pueden llegar a sentir mucho dolor en la zona inguinal al realizar el acto sexual, producto de una vigorosa contracción de los músculos aductores, incluyendo por supuesto el pectíneo. Esto puede resultar dramático para algunas parejas si no se realiza un diagnóstico adecuado, ya que la actividad puede verse comprometida o impedida, por lo que es necesario realizar un programa de estiramiento y fortalecimiento de estos músculos una vez que hayan sido desactivados los puntos gatillo. Un ejercicio de estiramiento a realizar puede ser el dejar caer la pierna por fuera de la cama, o como lo muestra la imagen, tomada de aquí.

 

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

 

Deja un comentario