En Artículo

¡Feliz inicio de semana!

En el #MuscleMonday de hoy presentamos al músculo Aductor Largo.

Músculo de la parte interna de la pierna que se origina muy cercano a la sínfisis del púbis, al lado del agujero obturador. Sus fibras se desplazan hacia abajo, hacia afuera y hacia atrás para insertarse en la línea aspera en el tercio medio del fémur.

La acción de este músculo es la aducción de la cadera (llevar la pierna hacia el centro cuando está separada del cuerpo), también contribuye con la flexión y la rotación interna de la cadera. Se activa durante el choque de talón y la fase de apoyo en la marcha, incluso en un pequeño período inmediatamente después del despegue de los dedos. Durante el trote, la carrera y el sprint el aductor largo mostró un comportamiento similar al de la marcha, sólo que con una duración un poco mas amplia.

El dolor por la lesión del aductor largo se refleja en la zona de la ingle y en la parte interna del muslo, sobretodo en actividades deportivas vigorosas u otras que requieran un importante esfuerzo físico durante las actividades de la vida diaria. El dolor se incrementa al cargar todo el peso sobre la pierna afectada y con giros bruscos de la cadera.

Una manifestación de la lesión de este músculo es la limitación de la abducción (separación) de la cadera, así como la rotación externa, como al colocar la parte externa del tobillo sobre la rodilla contraria mientras está sentado.

La sobrecarga crónica de éste músculo y de los demás aductores de cadera (aductor corto, aductor mayor, pectíneo y grácil) pueden provocar la Sinfisitis púbica por estrés, la fractura por estrés del púbis y el síndrome de avulsión de la inserción de los aductores. Todas estas, lesiones relacionadas con actividades físicas enérgicas de entrenamientos deportivos y que impiden su realización. En ocasiones la limitación de la abducción (separación) de la cadera es muy marcada y dolorosa.

Como regla general, en todo caso de lesión en la zona inguinal, parte interna del muslo y sínfisis del púbis, se debe evaluar el funcionamiento de la articulación de la cadera, a fin de comprobar o descartar alguna disfunción de la misma.

El tratamiento debe considerar cualquier diferencia de tamaño de las piernas, que pudiera ser provocado por un desbalance en la pelvis o alguna desviación de la columna vertebral (escoliosis). Asimismo, una sobrecarga o lesión de la columna lumbar o articulación sacroilíaca puede condicionar el funcionamiento normal de la pelvis, y por lo tanto, de los músculos de las piernas.

La Reeducación Postural Global (RPG) es una gran alternativa para iniciar el tratamiento en caso de lesión de los músculos aductores, aunque es importante destacar que por sí sola no representa una mejoría del paciente a largo plazo, sino que debe complementarse con un programa de acondicionamiento físico adecuado a sus características de edad, peso y actividad física, sobretodo en aquellos que practican deporte con frecuencia. Esto debe incluir ejercicios de estiramiento, fortalecimiento y estabilidad de la cadera y la cintura pélvica. El tratamiento puede complementarse con la aplicación de agentes físicos (electroterapia, calor, frío) y vendaje neuromuscular (kinesiotape).

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Deja un comentario