En Artículo

¡Feliz inicio de semana! Hoy presentamos el #MuscleMonday hablando de un grupo muscular que causa enormes problemas relacionados tanto al dolor de cuello y hombros como al dolor de cabeza y las migrañas. Hablamos de los músculos Suboccipitales.

Se llaman así porque están ubicados justo por debajo del hueso occipital del cráneo, en lo que comúnmente se conoce como la nuca. Aunque son varios los músculos que se insertan en esta área, los suboccipitales abarcan 4 músculos: recto posterior mayor, recto posterior menor, oblícuo superior y oblícuo inferior de la cabeza.

 

 

  • Recto posterior menor: se origina en la zona medial (por dentro) de la línea nucal justo por encima del agujero magno del cráneo. Se inserta en el arco posterior de la primera vértebra, llamada
  • Recto posterior mayor: se origina mas lateral al recto posterior menor y se inserta por abajo en la apófisis espinosa (proceso espinoso) de la segunda vértebra, llamada
  • Oblicuo superior: se origina en la zona lateral del hueso occipital y se inserta en la apófisis transversa del atlas.
  • Oblicuo inferior: es el único músculo suboccipital que no se fija en el cráneo, sino que recorre la apófisis transversa del atlas hasta la apófisis espinosa del axis.

Existen otros músculos que se originan en el hueso occipital pero que no son objeto de análisis en este artículo. Ellos son: trapecio superior, semiespinoso de la cabeza, esplenio de la cabeza y longísimo de la cabeza.

La función principal de estos músculos es dotar de movilidad a la cabeza, sobre todo en los movimientos de extensión y rotación de la cabeza. El recto posterior menor y el oblicuo superior tienen más incidencia en la extensión de la cabeza. El propio oblicuo superior tiene mayor ventaja para contribuir con la inclinación lateral de la cabeza mientras que el recto posterior mayor y el oblicuo realizan la rotación de la cabeza. En conjunto, todos estos músculos proporcionan estabilidad a la cabeza.

El dolor producido por la activación de los puntos gatillo de los suboccipitales normalmente está acompañado con la lesión de otros músculos del cuello, por lo que tanto la evaluación como el tratamiento deben contemplar la globalidad del funcionamiento tanto de la cabeza como del cuello, incluso la columna dorsal y lumbar. El territorio del dolor abarca el área propia de la nuca y se puede extender por la zona lateral del cráneo, como una franja encima de la oreja que puede llegar hasta la sien, el ojo y parte de la frente. EL paciente es capaz de percibir la zona de dolor en la nuca y frecuentemente se le nota “masajeando” esa zona y el cuello.

En muchos casos el síntoma de dolor es acompañado por sensaciones de rigidez, pesadez, tensión y hormigueo. El área de la nuca es muy susceptible a padecer de estos síntomas y esto es por las posturas inadecuadas que se adoptan al trabajar frente a la computadora o al mirar el teléfono celular por largos períodos. Asimismo, el estrés es un factor que detona de manera casi inmediata el dolor. Todo esto sumado a una postura de desplazamiento anterior de la cabeza.

En los casos que el paciente tiene dificultades en la visión, como una miopía no corregida o monturas de lentes mal ajustadas, pueden desarrollar síntomas de dolor y sobrecarga en la base del cráneo tratando de ajustar la visión. De igual manera los corredores de largas distancias pueden presentar dolor en esta área debido a la contracción prolongada de los músculos trapecios.

El síndrome de latigazo cervical también genera dolor en esta zona suboccipital. Por lo tanto, aquellos que hayan sufrido de accidentes de tránsito o traumatismos similares son mas propensos a sufrir de dolor en la zona suboccipital. También ocurre con personas con importantes alteraciones posturales y con elevados niveles de estrés y ansiedad.

Antes del tratamiento se debe primero descartar cualquier lesión grave que pueda comprometer la integridad del sistema nervioso, recordando que por esa zona pasan estructuras vitales. En ese sentido, la terapia manual ortopédica y la reeducación postural global (RPG) ofrecen alternativas efectivas de alivio del dolor. Como parte del programa se debe instruir al paciente sobre la forma adecuada de acondicionar el sistema muscular, concientizar sobre adoptar una postura adecuada en cada una de sus actividades de la vida diaria, orientar sobre el manejo de la ansiedad y el estrés para lo cual es altamente recomendable una interconsulta con el área de psicología en los casos que así lo ameriten; y orientar sobre hábitos saludables de nutrición a través de un nutricionista.

 

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Deja un comentario