En Artículo

Recibimos el inicio de esta semana con mucho ánimo y ganas de trabajar. Para nuestro #MuscleMonday de hoy presentamos al músculo deltoides.

Uno de los músculos principales del hombro y también de los mas conocidos por la población en general, está descrito en su origen en tres porciones: la anterior en el tercio lateral de la clavícula, la media se origina en el acromion mientras que la porción posterior se origina en la espina de la escápula. Sus fibras se unifican en su recorrido hacia abajo en el punto medio de la cara externa del húmero en lo que se llama tuberosidad deltoidea. Normalmente se puede apreciar una figura en forma de “V” en la cara externa del brazo.

Su función principal es la abducción del hombro (separación), efectuada principalmente por las fibras del deltoides medio con un trabajo de estabilización de la articulación por parte de las porciones anterior y posterior. Para esta función actúa de manera conjunta con el supraespinoso. La mayor actividad de ambos músculos se registra cuando el brazo va desde los 90° hasta los 180° de abducción (esta etapa del movimiento también se le conoce como elevación lateral del brazo). De manera mas independiente, el deltoides anterior realiza la flexión del hombro, siendo mas activo en movimientos como llevar la mano hacia la cara; mientras que el deltoides posterior realiza la extensión del brazo, fundamental para realizar movimientos como llevar la mano a la zona glútea o mas arriba al rascarse la espalda.

Una de las características de este músculo es que la lesión por aparición de los puntos gatillo no suele generar dolor irradiado hacia otras zonas del cuerpo, sino que manifiesta un dolor localizado como un “aura” alrededor de cada punto gatillo. También es interesante destacar que el deltoides presenta muchos puntos gatillo, sobretodo en la porción media, y esto se debe a una particular distribución de sus fibras musculares.

La lesión del deltoides puede ocurrir por una sobrecarga repentina al intentar mantener el equilibrio durante una caída. La sobrecarga prolongada por posiciones mantenidas a la altura el hombro durante largos períodos (como al sostener una herramienta o armar un mueble), o también al realizar movimientos repetidos por encima de la altura del hombro como al acomodas un estante o un librero. En ocasiones manejar se hace particularmente difícil en los casos donde el deltoides medio presenta una lesión, motivo por el cual el paciente refiere que debe sujetar el volante por debajo.

Las lesiones de roturas del manguito rotador, tendinopatía del bíceps, bursitis, artritis o síndrome de impactación de la articulación del hombro deben ser consideradas durante la evaluación por dolor de hombro, ya que cualquiera de ellas pueden ser erróneamente diagnosticadas y causar dolor profundo muy similar al dela activación de los puntos gatillo del deltoides. En ocasiones alguna de estas patologías se puede encontrar al mismo tiempo que la lesión del músculo.

El tratamiento abarca técnicas de estiramiento y autoestiramiento (como se ilustran en este vídeo), inhibición de los puntos gatillo a través de la terapia manual ortopédica, maniobras de descompresión de la articulación del hombro así como corrección de la postura en los casos que el paciente presente un encorvamiento de los hombros hacia adelante. EL adecuado fortalecimiento muscular disminuye el riesgo de sufrir una lesión futura.

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

 

Deja un comentario