En Artículo

Nuevo inicio de semana, siempre con la ilusión de presentar el #MuscleMonday y que pueda servir para ayudar aunque sea un poquito a quién lo necesite.

Hoy presentamos al músculo Poplíteo, del cual ya hemos hablado con anterioridad y que hoy lo volvemos a hacer para refrescar un poco sobre la importancia que tiene.

Se origina en la cara lateral del cóndilo lateral del fémur y recorre hacia abajo y hacia adentro de la rodilla en donde se inserta en la cara posterior-interna de la tibia.

La principal función de este músculo parece ser desbloquear la rodilla al inicio del apoyo, efectuando una rotación externa del fémur sobre la tibia fija. La actividad de este músculo impide el desplazamiento anterior del fémur sobre la tibia cuando el sujeto se agacha apoyando el peso sobre la rodilla flexionada.

Cuando la rodilla está en extensión completa es el encargado de iniciar la flexión de la rodilla. Esto se observa principalmente al doblar la rodilla cuando la persona está acostada boca abajo. Estudios determinan la gran actividad de este musculo cuando se apoya el talón en el piso al caminar y durante casi toda la fase del apoyo del pie en el piso. Asimismo es el encargado de rotar la tibia hacia adentro cuando la rodilla está flexionada y el pie no está apoyado en el piso, por ejemplo al estar sentados o mientras se despega el pie del piso al caminar o al correr.

Existen varios momentos en los cuales la persona puede sentir dolor en esta zona cuando el punto gatillo del poplíteo esta activado. Al agacharse y apoyar el peso del cuerpo sobre la rodilla afectada, así como correr y caminar sobretodo cuesta abajo o al bajar las escaleras. También tendrá dificultad y/o dolor al iniciar la flexión de la rodilla cuando se realiza ejercicios de fortalecimiento para flexores de rodilla (leg curl). Puede tener disminución de la movilidad de la rodilla y dolor al extenderla completamente y al bloquearla cuando se está de pie; y tendrá debilidad para realizar la rotación interna de la tibia cuando la rodilla esté doblada.

Los corredores de baja estatura pueden tener una tendencia mayor a sufrir una lesión de este músculo debido a que suelen extender mas la rodilla que los corredores altos, esto con la finalidad de optimizar el rendimiento de la zancada. popliteo punto gatillo

El dolor del músculo poplíteo por activación de su punto gatillo (en la figura derecha) puede confundirse con un quiste de Baker y con una trombosis de vena poplítea, así como desgarro del menisco interno o la cápsula articular posterior de la rodilla. En un traumatismo o sobretensión capaces de lesionar el ligamento cruzado posterior de la rodilla pueden también sobrecargar y forzar el músculo poplíteo. Se ha documentado una asociación existente entre la excesiva pronación del pie durante actividades de apoyo y la agravación y perpetuación de los síntomas del punto gatillo del músculo poplíteo (Brody 1980).

Las acciones correctivas consisten en el uso de una rodillera elástica y evitar la inmovilización prolongada de la rodilla. Debe corregirse la excesiva pronación del pie y evitar las actividades que ocasionan el dolor: correr o caminar cuesta abajo para después reanudarlas progresivamente.

El tratamiento de fisioterapia se hace necesario si las molestias persisten e impiden realizar las actividades. Las alteraciones de postura que pudieran identificarse (rotación de la rodilla, pronación del pie, rótula alta, etc) pueden corregirse a través de la Reeducación Postural Global (RPG). Asimismo, es necesario evaluar el funcionamiento de la articulación de la tibia con el peroné en la zona lateral de la rodilla, de igual manera se deben tomar en cuenta todas las estructuras que pudieran contribuir con el dolor, como una rigidez de la cadenas muscular posterior, acortamiento del nervio ciático, rigidez de la espalda baja y/o articulación sacro-ilíaca, entre otras.

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Deja un comentario