En Artículo

Iniciamos una nueva semana con la presentación del acostumbrado #MuscleMonday y hoy le llega el turno al músculo Tensor de la Fascia Lata.

Ubicado en la zona anterior y lateral del muslo, cercano a la articulación de la cadera. Se origina en la cresta ilíaca y en la espina iliaca anterosuperior. Se inserta en la cara lateral de la rótula y en la tibia en un área denominada tubérculo lateral de la tibia.

La fascia lata es esa estructura fibrosa que se nota a lo largo de la zona lateral de la pierna hasta la rodilla, también conocida como banda o cintilla iliotibial, muy conocido entre los corredores ya que una de las lesiones más comunes que suelen padecer es el síndrome de la banda iliotibial.

La acción del tensor de la fascia lata es realizar flexión, abducción (separación) y rotación interna de la cadera. Se encarga de ayudar al glúteo medio y glúteo menor, durante la fase de apoyo del pie, a estabilizar la pelvis en actividades como la marcha y el trote. Asimismo, ayuda a estabilizar la rodilla.

La lesión de éste músculo afecta principalmente a la articulación de la cadera. Muchos pacientes suelen ser diagnosticados erróneamente con bursitis trocantérica (bursitis de la cadera) cuando en realidad la lesión proviene del tensor de la fascia lata. Irradia dolor en la cara lateral de la pierna a lo largo de la banda iliotibial hasta la rodilla. Esta lesión puede provocar dolor al estar mucho tiempo sentado y al intentar caminar rápido. Asimismo, el acostarse de lado sobre la cadera afectada provoca dolor, y en los casos donde se acuesta del lado contrario sin almohada también ocasiona dolor al estirarse la banda iliotibial.

La activación se los puntos gatillo puede deberse a un traumatismo sobre el músculo, o al caer sobre el pie después de un salto alto. También como sobrecarga crónica en períodos de entrenamiento intenso en los corredores. En corredores con pie pronado aumenta el riesgo de sufrir una lesión luego correr largos períodos cuesta arriba, cuesta abajo o en pendientes laterales (como al correr a la orilla del mar).

Para el tratamiento del dolor causado por la lesión del tensor de la fascia lata se deben tomar en cuenta el estatus de la columna lumbosacra y articulación sacroilíaca. También se debe evaluar la estabilidad de la pelvis a través de la acción de los músculos glúteo medio y glúteo menor. Del glúteo medio ya hablamos en un artículo anterior, al cual puedes acceder aquí. Asimismo, se debe evaluar la postura de las caderas, rodillas y pies, ya que una adecuada alineación de estas estructuras permite disminuir el riesgo de sufrir una lesión. Durante el período de la lesión se debe evitar pasar largos ratos sentado o en posturas de flexión de cadera, así como evitar correr en pendiente lateral o en cuesta arriba. Para los corredores es fundamental no utilizar zapatos que estén muy desgastados.

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

 

Deja un comentario