En Artículo

Para el #MuscleMonday de hoy presentamos al músculo piramidal, también conocido como piriforme.

Es un músculo de la pelvis que se encuentra en su parte posterior. Se origina en la superficie anterior e interna del sacro, recorre el agujero ciático mayor para insertarse en el trocánter mayor del fémur.

Es el encargado de realizar la rotación externa de la cadera cuando la pierna está en descarga, mientras que contribuye con la abducción cuando la cadera está flexionada a 90°. Durante el apoyo de la pierna, el piramidal se encarga de evitar la rotación interna vigorosa o excesiva de la cadera.

La lesión de este músculo puede provocar la compresión del nervio ciático, que pasa justo por debajo. A esta condición se le conoce como Síndrome del Piriforme. Travell y Simons lo denominan el “doble diablo”, ya que causa dolor tanto en la zona del atrapamiento nervioso como en la zona de irradiación de los puntos gatillo (articulación sacro-ilíaca, el área del glúteo y el tercio medio del muslo en su cara posterior).

En ocasiones este síndrome puede tener síntomas muy diversos y que no parecieran tener conexión entre si. Puede haber dolor y sensaciones de hormigueo o adormecimiento en la zona lumbar, en la nalga, en la ingle, periné, cadera, parte posterior del muslo, pierna y pie.

En todo diagnóstico de hernia discal lumbar es FUNDAMENTAL evaluar el piriforme y descartar su lesión. Es muy común ver que en un episodio de dolor lumbar le señalan toda la responsabilidad del dolor a una supuesta hernia sin tomar en cuenta otros factores que pueden contribuir con el dolor.

En los corredores éste músculo puede provocar una sobrecarga debido al esfuerzo que debe realizar para evitar una rotación interna de la cadera en la fase del choque de talón en el piso.

Por otro lado, el pasar largos períodos sentado como al manejar un vehículo, puede activar los puntos gatillo del piriforme, mientras que en los hombres el mantener la billetera en el bolsillo trasero del pantalón también contribuye con la aparición de dolor.

El tratamiento del piriforme pasa por evaluar y recuperar la correcta movilidad de la articulación sacro-ilíaca, así como una
descompresión de la columna lumbar y de la articulación de ésta con el sacro. El estiramiento suave y progresivo del músculo produce un alivio casi inmediato ya que descomprime el nervio ciático. Se deben tomar en cuenta tanto el glúteo mayor como el glúteo medio y los isquiotibiales ya que suelen presentar elevada tensión. Los ejercicios neurodinámicos para el nervio ciático complementan el tratamiento. La evaluación y descompresión de la articulación de la cadera también se debe considerar.

Respecto a ejercicios con pelota de tenis, de lacrosse o foam roller se debe tener en cuenta lo siguiente: aplicar una presión sobre un músculo adolorido puede generar mas dolor si no se realiza correctamente, mas aun si se considera que justo debajo del piriforme pasa el nervio ciático. Para poder ejecutar correctamente esta maniobra lo mas recomendable es que acuda a su fisioterapeuta.

Quiero aclarar que, aunque mucha de la información que publico en este blog le puede servir de ayuda y puede evitarle una visita al médico o al fisio, ésta no pretende ser una alternativa viable a una evaluación exhaustiva por parte de un profesional calificado sino mas bien pretende orientar sobre las lesiones mas comunes del sistema músculo-esquelético. Acude a tu fisio!

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Deja un comentario