En Artículo

Como en los últimos lunes, iniciamos esta semana con el #MuscleMonday hablando de uno de los músculos más importantes de la zona superior del cuerpo, no solo por su acción, sino por las implicaciones que tiene en varias lesiones que son comunes dentro de la población. 

El Esternocleidomastoideo, también denominado por su abreviación ECOM es un músculo del cuello encargado principalmente de los movimientos de rotación que permiten girar la cabeza de un lado a otro.

Recorre desde la apófisis mastoides del hueso temporal, fácilmente localizable justo detrás de la oreja, siendo una zona particularmente sensible y que suele doler cuando se toca. Recorre el cuello como dos vientres musculares en donde uno de ellos se inserta en el esternón mientras que el otro se inserta en el tercio medio de la clavícula.

Realiza rotación del cuello hacia el lado contrario (por ejemplo, el ECOM derecho realiza rotación hacia la izquierda), también realiza inclinación lateral. Cuando actúan los dos músculos al mismo tiempo se produce una flexión de la cabeza, como cuando el individuo está acostado boca arriba y levanta la cabeza.

Dependiendo de las características de la lesión los síntomas pueden variar. El ECOM es el principal responsable de la rectificación cervical en el síndrome de latigazo cervical (whiplash) que suele ser una consecuencia de los accidentes de tránsito. El espasmo de ambos músculos (derecho e izquierdo) se produce como una acción de protección del cuello y depende de la violencia con la que se produjo el accidente.

Asimismo, cuando se lesiona de un solo lado, normalmente con movimientos exigentes al practicar deporte o por una posición incómoda al dormir, produce la denominada tortícolis. En ese caso la persona suele quedarse “trabada” con el cuello girado hacia un lado con imposibilidad de realizar cualquier movimiento. Suele ser dolorosa.

Existen un gran número de casos en los que este músculo es el responsable directo de ciertos tipos de migrañas. La activación de sus puntos gatillo (trigger points) de los cuales ya hemos hablado en ocasiones anteriores, produce un dolor irradiado hacia la zona de la ceja, la sien y parte lateral de la cara. Produce también un dolor reconocible como si doliera el ojo completo, sobre todo por detrás.

Su tratamiento pasa por realizar descompresión y tracción manual de la columna cervical, evaluando bien la postura del cuello (las radiografías son fundamentales para este paso), descompresión de la base del cráneo (región sub-occipital), desactivación de los puntos gatillo, estiramientos pasivos y auto asistidos (es necesario aplicar un programa de ejercicios domiciliarios dirigidos a cada caso) y movilizaciones neurodinámicas (movilización del sistema nervioso) que suelen ser de gran ayuda para aliviar síntomas de dolor y hormigueo hacia los brazos en casos como los del Síndrome de Desembocadura Torácica.

Al ECOM se le debe prestar profunda atención en su evaluación y tratamiento en todos los problemas que afecten a los brazos y al cuello.

Sígueme en:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: fisio_salinas

 

Deja un comentario