En Artículo

El síndrome de latigazo cervical usualmente está asociado a accidentes de tránsito en los que el cuello hace un movimiento brusco de extensión-flexión. Sin embargo también se asocia a golpes al jugar deportes como fútbol, baloncesto, rugby, boxeo, entre otros.

latigazo-cervical

Imagen 1. Visualización del latigazo cervical

Estos impactos son capaces de alterar la postura del cuello, generando espasmos musculares que de manera inmediata provocan dolor y limitación de la movilidad del cuello y en muchas ocasiones a largo plazo provocan síntomas como dolor de cabeza y cuello, mareos, bruxismo (apretamiento de los dientes), calambres u hormigueos hacia los brazos y manos e incluso pueden generar dolor lumbar.

Tradicionalmente el abordaje médico de esta lesión es de reposo inicial absoluto basado en inmovilización con collarín. Sin embargo estudios científicos (que pueden consultar aquí, aquí y aquí) ofrecen una visión sobre la poca efectividad de esta metodología, defendiendo el tratamiento temprano de fisioterapia y la actividad física moderada como alternativa principal para mejorar esta condición. Todo indica que la combinación de terapia manual ortopédica, electroterapia, calor, ejercicios de intensidad leve, kinesiotaping y tratamiento farmacológico son la clave para aliviar el dolor en un corto periodo de tiempo e incrementar las probabilidades de un pronóstico favorable en el mediano y largo plazo, siempre y cuando se respete la capacidad del paciente de realizar movimientos que no ocasionen dolor o que estén en la “frontera” donde aparece el dolor.

rectificacion-cervical

Imagen 2. Foto A: lordosis cervical. Foto B: rectificación cervical

En muchos casos el síndrome de latigazo cervical pasa desapercibido debido a que no se manifiesta dolor de manera inmediata luego del traumatismo. La evaluación médica y radiológica descartan cualquier lesión significativa y como resultado envían al paciente a su casa. Se ha reportado que los síntomas pueden aparecer varios días posteriores al accidente, mientras que en otros casos existe una correlación entre el dolor cervical crónico (de más de 6 meses de evolución en adelante) y hallazgos radiológicos de rectificación cervical (pérdida de la lordosis o curvatura cervical), descrito como síndrome de latigazo cervical tardío. Incluso lo correcto sería evaluar el cuello aún en los golpes mas leves. Un estudio demostró que los impactos lineales de apenas 8 Kms/h son capaces de generar alteraciones musculares y posturales en el cuello.

puntos-gatillo-cabeza-2

Imagen 3. Activación de trigger points que causan el dolor de cabeza

El fenómeno del latigazo cervical sigue siendo ampliamente incomprendido. Los pacientes usualmente pasan años yendo de un médico a otro buscando una solución definitiva al problema de los síntomas múltiples posteriores sin encontrar alivio permanente. El dolor de cabeza parece ser el síntoma que mas prevalece luego del latigazo, descrito como cefalea cervicogénica, y que puede ser acompañado por dolor, rigidez y limitación de la movilidad del cuello así como aumento de tensión e incomodidad en la zona de los trapecios, mientras que en algunos casos los síntomas de molestia, dolor, hormigueo, calambres y adormecimiento de los brazos pueden aparecer.

Lo que si parece estar claro es que el desbalance muscular prolongado en el tiempo podría estar relacionado con dolores crónicos en cabeza y cuello debido a que es la causante de una rectificación cervical, por lo tanto todo tratamiento que pretenda ser exitoso a largo plazo debe pasar por una recuperación de la curvatura cervical a través de la Reeducación Postural Global (RPG) y ser complementado con un programa adecuado de ejercicios terapéuticos y de acondicionamiento general, ademas de la fisioterapia y la terapia manual ortopédica. En muchos casos el tratamiento psicológico es necesario porque le permite al paciente obtener herramientas para afrontar la frustración que ocasiona el padecer dolor por largo tiempo.

Compártelo si te gustó.

Sígueme en mis redes:

Instagram: @fisiosalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Deja un comentario